Image and video hosting by TinyPic
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Image and video hosting by TinyPic
Últimos temas
» It seems so fragile {Tumblr de promoción. ¡Únete!}
Mar Oct 02, 2012 10:16 am por Invitado

» Summer Games - Foro Recién Inaugurado - Se busca Staff / A.Normal
Vie Sep 28, 2012 8:58 pm por Invitado

» Hogwarts aparecium {Elite | Cambio de botón}
Miér Sep 26, 2012 3:00 pm por Invitado

» Dirty Passion // Afiliación Normal Aceptada
Miér Sep 26, 2012 9:46 am por Invitado

» Locomotor mortis | Afiliación élite
Lun Sep 24, 2012 12:58 pm por Invitado

» Scattered Whispers (afiliación elite - recién abierto)
Dom Sep 23, 2012 8:25 pm por Invitado

» Afiliacion con AfiGlob
Dom Sep 23, 2012 3:13 am por Invitado

» Lamento mi ausencia
Sáb Sep 22, 2012 6:12 pm por Chloe Häsler

»  ✘ HABITACIONES PARA PACIENTES
Sáb Sep 22, 2012 6:11 pm por Chloe Häsler

Image and video hosting by TinyPic
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Jue Ago 30, 2012 6:19 pm.



Próximamente






Norwood Hospital by Norwood on Grooveshark


Image and video hosting by TinyPic
Friends


Elite




That's not fair! | Libre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

That's not fair! | Libre

Mensaje por Melody S. Pond el Lun Ago 20, 2012 4:27 am

Sabía de sobra que poner los codos sobre la mesa era de mala educación, pero cuando eso a lo que llamamos aburrimiento nos hace mella, es imposible no ceder a los chantajes de la mala educación. Melody bostezó entonces mientras su mirada se paseaba de un lado a otro de la cafetería, observando a la gente, sus rostros, sus peinados y sobretodo su ropa. Pues en el hospital no se veían más combinaciones que las batas y los uniformes azules de médico, y eso a la larga era de lo más aburrido. Suspiro entonces, mientras sus dedos repiqueteaban contra la mesa de madera, una mesa vaciá en la que habían prohibido sentarse a nadie más que no fuera la joven. ¿Por que estaba allí y no en su planta? Bueno, no era demasiado difícil de explicar. Eran las doce de la mañana, ese momento en que los médicos se relajan y bajan a la cafetería a tomarse un café o ha socializar, y aún a esas horas, frente a Melody se encontraba una bandeja de plástico azul con unas galletas, un vaso de leche y unos trozos de manzana. El desayuno. Y es que Melody llevaba ya un par de horas luchando por que la dejarán levantarse sin desayunar. Una vez más.

Pero aquella mañana como vigilante, pues a las chicas como ella le asignaban siempre una enfermera que las vigilara durante la hora de comidas, le había tocado uno de esos huesos duros de roer, alguien que no había sido tan ingenuo como para dejarla marchar o como para tragarse que ya no tenía hambre por que en la cena había comido mucho. Aquella enfermera, viendo que pasaban las horas y que Melody no se rendía en su esfuerzo de no desayunar, le hizo coger su bandeja y bajar hasta la cafetería, pues mientras ella se tomaba un café y charlaba con otras enfermeras, podría al mismo tiempo echarle un vistazo a su paciente – ¿Todavía no te lo has acabado? – Preguntó mientras se acercaba, con su cabello oscuro y aquel rostro de pocos amigos, para tomar asiento – Anda Melody ¿Que te cuesta comerte el desayuno? – Preguntó. Melody se mordió la lengua, pues sintió que no era el momento de soltar ningún improperio – Hacemos un trato, la manzana, comete la manzana y dejo que te marches ¿Que te parece? – Dijo esta vez intentando sonreír, intentando parecer agradable. Melody esbozó una sonrisa algo forzada – La manzana... Y ya esta, y me puedo ir a mi habitación... – La enfermera asintió – Voy a pedir otro café... Come.

La enfermera se levantó de la mesa, momento en que aprovecho Melody para sacarle la lengua, algo que hizo reír a unas niñas que no se sentaban muy lejos. Observó entonces los trozos de manzana, y cogió uno con la mano, pero no tardo en devolverlo al plato, pues el contacto ya le producía arcadas. ¿De verdad le gustan las manzanas a alguien? Melody se limpio las manos con una de las servilletas de papel y observo a una de las niñas, esas que antes se habían reído, la estaban señalando – Un perrito! – Dijo la más rubia. Melody se miro a si misma, y se dio cuenta de que se referían a sus zapatillas, las cuales tenían forma de perro. Desde el día en que había llegado al hospital, que se negaba a llevar el uniforme ese que le daban a todos los niños, ella llevaba su pijama, el que todavía olía como su habitación, y sus zapatillas de perro, aquellas que su padre le regaló. Melody esbozó una media sonrisa. Pero entonces, una idea recorrió su mente, miró a las niñas y les hizo un ademán con la mano para que se acercarán, tomó dos trozos de manzana y se los enseño a las niñas – ¿Queréis? Yo ya he comido bastante – Dijo. Las niñas sonrieron, y cogieron los dos trozos de manzana para poco después marcharse corriendo.

Melody se levantó entonces de la mesa, hizo como que se limpiaba las manos en la servilleta y llamó con la mano a la enfermera, quien tardo un poco pero acabó por acercarse – He terminado – Dijo cuando estaba lo suficientemente cerca. La mujer observo el plato unos segundos, y luego miro a Melody – ¿A quien se los has dado? ¿Que has echo con ellos? – Preguntó – Nada! Me los he comido! – Dijo ofendida, aún sabiendo que de su boca solo salían sucias mentiras – Claro, ¿Me has tenido dos horas encerrada para beberte un vaso de leche y pretendes que crea que te has comido dos trozos de manzana en cinco minutos? – La enfermera resopló, y de el bolsillo de su bata sacó una manzana nueva, esta vez entera, aparto la bandeja que estaba frente Melody y en su lugar dejó la manzana. Melody la apartó en un gesto brusco – No es justo! Me dijiste que si me comía la manzana podía irme! – Grito, unas mujeres se dieron la vuelta para observarla – Tu los has dicho! El trato era que te las tenías que comer, y tu no has comido – Añadió la enfermera con un tono de voz severo – Siéntate, yo tengo una emergencia, otro médico vendrá a sustituirme

Melody S. Pond
paciente
paciente

Mensajes : 47
Localización : Si eres médico olvidate de que te lo diga...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: That's not fair! | Libre

Mensaje por Beverly Palmer el Lun Ago 20, 2012 7:26 pm

Aquél era uno de esos días que a Beverly no le gustaban demasiado, pues ese día no tenía ninguna cirugía y solo un par de pacientes le habían sido derivados para unos chequeos previos a la intervención que sucedería en una semana. Le causaba un cierto malestar no tener una agenda ocupada no tan solo porque le apasiona su empleo, sino porque no tener mucho que hacer le daba libertad a su mente para divagar en asuntos que simplemente ella no quería pensar, pero tampoco podía evitar hacerlo. Todos sus días se habían convertido en una lucha diaria que combatía sola, fumando un cigarro, destrozando sus uñas. Si había una razón por la que seguía en pie era por su padre, nadie más.

Llegó al hospital 15 minutos más temprano que su horario laboral, como lo había hecho desde el primer día allí. Como todas las mañanas, cruzó las puertas de Norwood con una sonrisa amable, saludando al personal que conocía desde hace años. No importaba si tenía un humor de perros o si la noche anterior había sido la peor de su vida, nunca dejó que su vida personal afectara a la laboral. No por nada había ganado el respeto que tenía en aquél hospital. — ¿Qué tenemos hoy, Rachel? —preguntó a una de las asistentes de Ortopedia al momento que entraba a su oficina y dejaba su saco sobre el respaldo del asiento. Se llevó el cabello por detrás de los hombros y tomó unas hojas que había sobre el escritorio. — Jones, Berwick, Donaghan, Baker… —leía mientras pasaba las fichas de los pacientes. — ¿Son esos, Rach? —consultó a la joven que chequeaba una lista que sostenía en sus manos. — Así es, Bev. El primero recién es a las 10, así que puedes desayunar tranquila —respondió la otra. La cirujana asintió y volvió a dejar las fichas sobre el escritorio de vidrio. — Perfecto —Le sonrió mostrando una hilera de dientes blancos y tomó su cartera. — ¿Has desayunado? Si quieres puedes bajar conmigo —ofreció mientras se dirigía a la puerta seguida por la asistente. — Debo esperar a otro doctor, pero bajo luego de que llegue, ¿vale? —Beverly volvió a asentir y bajó a la cafetería. — Vale, te veo allí.

Cuando entró al lugar no pudo evitar percatarse de la discusión que estaba teniendo una de las enfermeras con una paciente por lo escandalosa que estaba siendo la última. Frunció levemente el labio y se acercó a la barra donde ni siquiera tuvo que hacer el pedido. — ¿Lo de siempre, Bev? —preguntó un empleado. — Sí, lo de siempre. Agrega una medialuna más —dijo antes de voltear la vista hacia la enfermera y la paciente. Reconoció a la primera, pero no recordaba bien a la muchacha. Pagó en caja y se dirigió hacia donde estaba la discusión. Sostuvo la bandeja con una mano y colocó su mano libre sobre el hombro de la enfermera. — Meredith, ve tranquila que yo me quedo —dijo con voz suave. La mujer agradecida se pudo ir a la emergencia que debía asistir. — Me gustan tus pantuflas, ¿dónde las conseguiste? —Sonrió divertida y se sentó frente a la paciente luego de apoyar la bandeja sobre la mesa.


ooc. Permiso. (:

Beverly Palmer
cirujano
cirujano

Mensajes : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: That's not fair! | Libre

Mensaje por Melody S. Pond el Miér Ago 22, 2012 4:25 am

La mujer siguió durante unos segundos regañando a Melody, pero esta ya estaba pasando de toda aquella situación. Se encontraba ya en ese mundo imaginario en el que se refugiaba para no tener que pensar en comida, en médicos y en su familia. Estaba harta de que la comida apareciera por todas partes cada vez que intentaba conversar con alguien. Escuchó entonces una voz, una voz distinta a la que durante un rato había estado molestando, así que levanto la mirada, curiosa, intentando saber quien se encontraba allí. Su piel era blanca como la nieve, con un cabello precioso y unos dientes blancos como perlas, tenía ese tipo de sonrisa que solo las actrices de cine suelen tener. La miro durante unos segundos, y la escucho hablar, su tono de voz sonaba melódico, y eso le gusto, le hizo olvidarse un poco de la disputa que acababa de tener y le alegro saber que la dichosa enfermera se iba a marchar. Aquella doctora parecía mucho más agradable.

La mujer se sentó, mientras Melody se entretenía jugando con la manzana, haciéndola rodar por la mesa y lanzandola de un lado para otro. Melody no era el tipo de persona que siguiera al pie de la letra eso de que con la comida no se juega. La escucho hablar, como le realizaba una pregunta, y sin poder evitarlo miro unos segundos a sus zapatillas – ¿Estas? – Preguntó de un modo algo bobo, pues no podían ser ningunas otras – Fueron un regalo de mi padre, por mi diecisiete cumpleaños – Dijo – Bueno, le llamó padre por llamarle de algún modo – Puntualizo. Melody adoraba a su padre más que a nada en este mundo, hasta el mismo instante en que este cedió a encerrarla en aquel hospital. Desde aquel entonces, solía llamarle por el nombre, o simplemente no nombrarle. A ojos de Melody, Donnovan Pond no merecía el calificativo de padre – ¿Tienes hijos? – Preguntó como quien no quiere la cosa – Bueno, aunque no los tengas, ¿Tu dejarías que encerraran a tus hijos en un lugar como este? ¿A que no? – Dijo de nuevo, a veces, sin darse cuenta, Melody hablaba sin parar, hacía preguntas que no debían ser echas. Pero es que a veces sus labios iban más rápido que su cabeza. Lo odiaba, pero no podía evitarlo.

Melody resopló – Lo siento, no tendría que haber preguntado eso – Dijo un poco avergonzada – Que maleducada... Empezamos de cero... ¿Vale? – Dijo entonces, tratando de pedir perdón a la doctora. Busco entonces una servilleta, pues había tocado una sucia y asquerosa manzana, y no quería estrechar la mano de la doctora con algo así en el cuerpo. Se limpió la mano con fuerza, y la extendió hacía la doctora buscando que esta estrechara su mano – Soy Melody, Melody Pond – Dijo, siempre le había gustado su nombre. Sonaba a superheroina – Y tu eres... – Añadió poco después.

Melody S. Pond
paciente
paciente

Mensajes : 47
Localización : Si eres médico olvidate de que te lo diga...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: That's not fair! | Libre

Mensaje por Beverly Palmer el Miér Ago 22, 2012 5:41 pm

Aunque Beverly no fuera ciertamente alguien social, le gustaba interactuar con los pacientes o el personal del hospital. Como siempre buscaba la forma más correcta de expresarse, lo usual era que el trato con ella fuese mutuo: amable y con respeto. La cirujana no lo sabía, pero tenía algo en su manera de hablar, quizás el timbre de su voz, que lograban calmar a su interlocutor. Lo que era bastante irónico considerando lo nerviosa que podía llegar a ser ella.

Esas mismas —respondió mirando a la joven paciente directo a los ojos, con expresión cordial. —. Pues tu padre fue bastante dulce en obsequiartelas. A mis diecisiete años el mío me regaló un estetoscopio —Frunció la nariz y sonrió de lado. Advirtió que la muchacha no tenía una buena relación con su padre, pero Bev no era alguien que se entrometiera en asuntos ajenos, por lo que no hizo ningún comentario o interrogatorio al respecto. En vez de eso, tomó un sobre de azúcar y mientras se dedicaba a arrancar la punta del mismo, la pregunta de la paciente sobre si tenía hijos la tomó por sorpresa, pero más aún la pregunta que hizo segundos después. Alzó las cejas y abrió varias veces la boca antes de hablar. — Es…, es complicado. Pero creo que si me preocupara por el bienestar de mi hijo y lo único que puedo hacer para ayudarlo es “encerrarlo” en un hospital, como tú dices…, aunque odiara hacerlo no lo dudaría ni un instante —respondió serena. De alguna manera comprendía a la muchacha, entendía su enojo, pero también entendía las razones de sus padres. Era cuestión de tiempo para que los pensamientos de ella se aclarasen y terminara por entender que si estaba allí era porque tenía personas que se preocupaban por ella y lo que menos querían era dañarla. — No tengo hijos —aclaró. —, pero te entiendo, créeme que lo hago —asintió repetidas veces y volcó el sobre de azúcar en la taza.

No te preocupes —Volvió a sonreír, y batió rápidamente su té. — Empecemos de cero, vale —Dejó la cuchara a un lado y extendió su mano para estrecharla con Melody. — Un gusto, señorita Pond —Inclinó levemente la cabeza en una especie de reverencia y enseñó una vez más sus dientes perlados. — Soy Beverly Palmer. Mi nombre no es tan bonito como el tuyo, así que ya te imaginarás quién decidió llamarme así —dijo refiriéndose al padre, aludiendo al comentario anterior sobre el no tan afortunado obsequio que le había hecho. — ¿Quieres? —ofreció señalando el pequeño plato con 3 medialunas. Sabía que su respuesta iba a ser un «no» rotundo, pero no quería ser descortés. — ¿Meredith está a tu cargo? —preguntó sobre la enfermera. — Sabes, Mery no es mala. A veces tiene malos días y es algo gruñona, pero puede ser una dulzura cuando quiere. Es cuestión de dar para recibir.

Beverly Palmer
cirujano
cirujano

Mensajes : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: That's not fair! | Libre

Mensaje por Melody S. Pond el Vie Ago 24, 2012 4:11 am

Melody sonrió entonces, dejando que de sus labios se escapara una suave risa ante ese comentario. La verdad es Donnovan, no parecía tener mucha idea para los regalos de cumpleaños, pero el padre de la doctora, demostraba tener tan poca idea – No tengo que preguntarte entonces por que eres médico – Dijo aún con una sonrisa dibujada en los labios. Recordaba perfectamente aquel cumpleaños, por que Melody se había pasado algo así como dos semanas tratando de hacer entender a su padre, de un modo sutil, que quería unos nuevos zapatos de baile. Pero los hombre no entienden ese tipo de cosas. Melody escuchó el comentario de la doctora, y deslizo sus dedos por su cabello, azotandolo con fuerza, pensativa. Melody nunca se había planteado que su padre hiciera esas cosas por su bien, más que nada, por que nunca había creído estar enferma, estaba segura de que su estancia en ese lugar era un error – Ya bueno, tal vez tengas razón... – Dijo – Pero es que yo no estoy enferma, como los demás que están aquí, aunque la bruja de su mujer así lo crea.

La doctora estrecho la mano de Melody – Oh, por favor, llamame Melody, lo de señorita es tan... Impersonal... – Dijo. La verdad es que Melody no era la persona más sociable del mundo, era algo tímida, y a veces le perdían las formas o se expresaba demasiado bruscamente, así que siempre intentaba que la otra parte de la conversación pudiera cubrir esa falta de cercanía. Melody rió entonces – Mi nombre me lo puso mi madre, es hippie o algo así, ella se cambio su nombre a River y pensó que Melody combinaba de maravilla con el suyo... – Explicó. A Melody le gustaba hablar de su madre. La verdad es que desde hacía tiempo, no se veían en persona, pero si se llamaban casi todos los días, y tanto por cumpleaños por navidades recibía regalos por su parte. La quería tanto, que había preferido no contarle los problemas en casa, y donde se encontraba en esos momentos. La doctora ofreció entonces un plato de comida a Melody, algo que la hizo ponerse de lo más nerviosa. No le gustaba el olor a comida. Negó entonces con la cabeza y levantó la manzana para mostrarla a la doctora, con una media sonrisa – Ya estoy servida – Dijo.

Melody levantó los hombros ante su pregunta – A veces, la verdad es que es de las enfermeras que más tiempo suele pasar conmigo... – Dijo algo pensativa. En el turno de comidas, nunca sabias quien te iba a tocar. A veces ibas con un novato, que era tan bobo de dejarte marchar sin comer por que se tragaba la excusa de que no tenías hambre, o que había comido mucho antes, o que te dejaba ir al cuarto de baño justo después de comer. Otras veces te tocaba alguien como Meredith, y entonces la habías cagado, pues además de vigilar todo el turno de comida y de no dejar levantarte en todo el rato, luego se aseguraba de que fueras a tu habitación – Es muy exigente conmigo, con los demás no es tan pesada... – Dijo - ¿Tu de quien te encargas? Quiero decir, ¿Que haces?

Melody S. Pond
paciente
paciente

Mensajes : 47
Localización : Si eres médico olvidate de que te lo diga...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: That's not fair! | Libre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.