Image and video hosting by TinyPic
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Image and video hosting by TinyPic
Últimos temas
» It seems so fragile {Tumblr de promoción. ¡Únete!}
Mar Oct 02, 2012 10:16 am por Invitado

» Summer Games - Foro Recién Inaugurado - Se busca Staff / A.Normal
Vie Sep 28, 2012 8:58 pm por Invitado

» Hogwarts aparecium {Elite | Cambio de botón}
Miér Sep 26, 2012 3:00 pm por Invitado

» Dirty Passion // Afiliación Normal Aceptada
Miér Sep 26, 2012 9:46 am por Invitado

» Locomotor mortis | Afiliación élite
Lun Sep 24, 2012 12:58 pm por Invitado

» Scattered Whispers (afiliación elite - recién abierto)
Dom Sep 23, 2012 8:25 pm por Invitado

» Afiliacion con AfiGlob
Dom Sep 23, 2012 3:13 am por Invitado

» Lamento mi ausencia
Sáb Sep 22, 2012 6:12 pm por Chloe Häsler

»  ✘ HABITACIONES PARA PACIENTES
Sáb Sep 22, 2012 6:11 pm por Chloe Häsler

Image and video hosting by TinyPic
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Jue Ago 30, 2012 6:19 pm.



Próximamente






Norwood Hospital by Norwood on Grooveshark


Image and video hosting by TinyPic
Friends


Elite




Doesn't happen everyday (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Doesn't happen everyday (libre)

Mensaje por Teddy M. Williams el Vie Sep 07, 2012 8:57 pm

El pasillo de la séptima planta, la de los niños y embarazadas, se encontraba en completa calma y silencio por primera vez en mucho tiempo. Se encontraba desierta; quizá como ese día no había niños los pediatras, obstetras y ginecólogos se habían tomado el día o habían huido por una taza de café. Era uno de esos días en que nadie se apuraba para nada, y pareciera que el mundo se había tomado un respiro; al final del pasillo, en una ventana, se podía apreciar el paisaje anaranjado que brindaba el principio del otoño, sin ventiscas aún, pero ya con varias hojas secas en el suelo.

Una chica de cabello muy rubio y ojos del color del cielo subía las escaleras desde la planta seis, irrumpiendo el tranquilizador silencio de ambas plantas por culpa de sus tacones, que aunque bajos, seguían haciendo un ruido que se retumbaba por todas las escaleras, y por ambas plantas, seis y siete.

Cuando hubo subido las escaleras se quedó contemplando el lugar. Era su primera semana como interna y le entusiasmaba mucho conocer el hospital lo antes posible. Dibujó una sonrisa de emoción en su rostro, por haber encontrado la zona en la que soñaba poder trabajar cuantos días fuera posible, e imaginó a un par de chiquillos correteando en la sala de espera, mientras algunas señoras y jóvenes con una protuberancia en el vientre leían una revista o sostenían la mano de sus parejas. Aquellos pensamientos eran los que hacían que no se sintiera nunca abrumada por la dedicación que implicaba la medicina.

La sala de espera le inspiraba mucha tranquilidad; las paredes estaban tapizadas de un color rosa pálido con algunas figurillas de ramitas esporádicas. Sobre el piso de madera de cerezo descansaban algunos tapetes color crema de la tela más suave que se pudiera encontrar, incluso suave a la vista. Los muebles, de color café muy claro con rayas oscuras y junto a estos, varias cajas con juguetes de todos los tipos para todas las edades. Todo combinado perfectamente para producir esa sensación de armonía. Era tan diferente a muchas otras plantas, en donde el color predilecto era el blanco y unos toques de gris...

Después de admirar unos minutos la sala, continuó caminando a lo largo del pasillo, observando las puertas de los despachos de los diferentes doctores que en ese lugar ejercían, leyendo las inscripciones en las etiquetas brillantes sobre las puertas con emoción. Sus ojos azules se posaron entonces en la ventana al final del pasillo, enmarcada en madera pintada de blanco y recientemente barnizada con un lirio blanco en una maceta sobre ella. Se acercó un poco y la abrió de par en par, ese aroma sutil pero presente en el otoño invadió su nariz, al tiempo que se apoderaba lentamente de toda la planta.

Inhaló profundamente y recargó sus codos en la repisa de la ventana. Se quedó ahí un tiempo, en completa calma. Solo ella.
avatar
Teddy M. Williams
interno
interno

Mensajes : 8

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Doesn't happen everyday (libre)

Mensaje por Chase Dupont el Vie Sep 07, 2012 9:44 pm

Off: Espero no te moleste que me cuele por aquí.

Dupont no acostumbraba salir de su piso, mas que en casos sumamente especiales; se había especializado como médico oncologo, pero a falta de oncologos pediátricos, él mismo había tenido que fungir como esto y brindar soporte y ayuda a los (gracias a Dios), pocos pacientes menores con algún tipo de cáncer. Aquel era un día prometedoramente bueno, no sólo por el clima si no por la situación agradable en la que se encontraban sus pacientes: comenzaban a progresar con tratamientos y la esperanza de una pronta recuperación aumentaba de una forma que lo reconfortaba.

Pero eso no explicaba su presencia en la séptima planta, muy alejada de su rama. Bueno, la explicaba a medias, tenía que regresar un expediente que había tomado para poder diagnosticar a un pequeño del cual se temía un probable cáncer, y como el hospital estaba completamente solo, tuvo que subir los tres pisos. Había pocas enfermeras en cada piso, y todas estaban ocupadas en sus propias labores o en tomar un descanso, y él respetaba estos escasos y esporádicos momentos de paz para que las enfermeras y demás personal pudiera descansar, además, moverse de cuánto en cuánto no mataba a nadie.

El elevador anunció su llegada a pediatría, y con el expediente en mano se aventuró al cómodo recinto. Nada que ver con su propia planta, un poco más lúgubre, aunque él seguía buscando una forma de hacer sentir a los enfermos en paz y animar el lugar. De pronto se sintió más contento y con una sonrisa saludó a una de las pocas enfermeras que llegaba al recibidor de la planta.

-Buenas tardes, Sophie. Traigo este expediente -una sonrisa enorme y la enfermera se sonrojó, pero le regresó una aún más grande mientras tomaba el expediente y daba una rápida hojeada. Le preguntó sobre el niño y el se limitó a decir que no había sucedido nada, sólo era un bulto sin ninguna otra complicación. Se despidió con un asentimiento, pero antes de regresar al elevador, pudo sentir el cálido viento y dulce aroma del otoño impregnarlo. Pocas veces salía del hospital y ver Pediatría totalmente sola, sin pacientes ni médicos le reconfortaba y le daba ganas de darse una vuelta.

Siempre se había preguntado por qué no había sido pediatra si sentía tanto cariño por los niños, y de nuevo escuchaba la respuesta: Quería curar a los que se quedaban sin esperanza. Siguió caminando por el pasillo abandonado hasta que vio una residente mirando por la ventana, permitiendo que la brisa se colará por el pasillo. Se acercó, hasta quedar a pocos centímetros de ella, mirando hacia afuera, hacia la calle y las personas y las hojas secas.

-La vista desde aquí es hermosa, pero apuesto todo lo que tengo en la cartera a que es aún más bello allá afuera -sonrió, mirando a la rubia, y regresando su vista al frente-. Me había imaginado que todo estaban fuera, ¿qué te tiene cautiva en la abandonada pediatría? -metió sus manos en sus bolsillos del pantalón, sin apartar la mirada azul del panorama, pero atento a la respuesta de la residente.
avatar
Chase Dupont
cirujano
cirujano

Mensajes : 24
Localización : Entre libros y monitores

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.