Image and video hosting by TinyPic
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Image and video hosting by TinyPic
Últimos temas
» It seems so fragile {Tumblr de promoción. ¡Únete!}
Mar Oct 02, 2012 10:16 am por Invitado

» Summer Games - Foro Recién Inaugurado - Se busca Staff / A.Normal
Vie Sep 28, 2012 8:58 pm por Invitado

» Hogwarts aparecium {Elite | Cambio de botón}
Miér Sep 26, 2012 3:00 pm por Invitado

» Dirty Passion // Afiliación Normal Aceptada
Miér Sep 26, 2012 9:46 am por Invitado

» Locomotor mortis | Afiliación élite
Lun Sep 24, 2012 12:58 pm por Invitado

» Scattered Whispers (afiliación elite - recién abierto)
Dom Sep 23, 2012 8:25 pm por Invitado

» Afiliacion con AfiGlob
Dom Sep 23, 2012 3:13 am por Invitado

» Lamento mi ausencia
Sáb Sep 22, 2012 6:12 pm por Chloe Häsler

»  ✘ HABITACIONES PARA PACIENTES
Sáb Sep 22, 2012 6:11 pm por Chloe Häsler

Image and video hosting by TinyPic
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Jue Ago 30, 2012 6:19 pm.



Próximamente






Norwood Hospital by Norwood on Grooveshark


Image and video hosting by TinyPic
Friends


Elite




Dein Glück...Ist nicht mein Glück [Eryn]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dein Glück...Ist nicht mein Glück [Eryn]

Mensaje por Draegan J. Blumentritt el Vie Ago 31, 2012 8:11 pm

Continuaba dando rondas por el hospital, si, no tenía nada mejor que hacer, lo admito. Cosa aparte era que no podía hacer nada mas pues tenía un gran corte en la mano ¿Quién iba a saberlo? No tenia idea que el otro tipo me atacaría lanzando vidrio contra mi, acto patético para defenderse pero no lo culpaba, cualquiera hubiese hecho lo mismo por un ataque sin sentido de una persona desconocida, yo no hubiese hecho lo mismo claro, yo no era cobarde. Después de regresar de la azotea, camine por los pasillos del hospital en busca de algo con que entretenerme, después de todo, algún día estaría trabajando en estas instalaciones como se lo prometí a mi madre y debía conocer a la perfección el lugar para cuando estuviera ejerciendo en la zona. Aun así, faltaban un par de años mas para terminar mi carrera y estar como interno en el hospital, conocía a varias personas pero no las suficientes como para ir a buscarlas y molestar un poco. Tenía otra razón por la cual estaba en el hospital, fuera del corte en la mano y los leves dolores de cabeza; escuche a un par de doctores hablando sobre una paciente que tenía problemas, nada de eso me hubiera llamado la atención si no fuera porque mencionaron un nombre muy conocido para mi; claro que existían cientos de personas con el mismo nombre pero, la descripción física que dieron me quito cualquier clase de pregunta que pude formular en mi mente de ¿seria la misma chica? ¿Por qué estaría internada? Muchas de estas preguntas no salían de mi mente por mas que lo quisiera.

Todo el asunto de volver a escuchar sobre ella me causo intriga, sobre todo después de lo que paso entre nosotros… que terrible coincidencia el saber que se encontraba aquí. Después de escuchar a la perfección el numero de habitación en la cual estaba, me levante del sofá pesadamente encaminándome hacia los ascensores para llegar hasta la sexta planta. Presione los botones respectivos para que asi, me llevaran hasta dicha habitación donde esperaba ver a la culpable de mis días en la correccional y centro de rehabilitación ¿Cómo estaría ahora? Bueno, estaba en este lugar, significaba que no estaba muy cuerda de lo normal… ironías de la vida. El ascensor se abrió dándome paso a salir de este, comencé a trasladarme en busca de aquel número: 109. No tarde mucho en encontrar la habitación, había una pequeña ficha con el nombre completo de la chica, ni tenia idea de que su apellido era Dashwood. Tome la ficha entre mis manos antes.

Pose una de mis manos sobre la manija de la puerta para asegurarme de que no estuviera con llave; una ligera sonrisa se formo en mis labios al percatarme de que aquello no era asi. Entre a la habitación observando todo el lugar con detenimiento, todo era blanco como cualquier otro lugar del hospital, nada fuera de lo común, nada especial que llamara mi atención. Me deje tumbar en la cama levantando a la altura de mi rostro y dirigiendo la vista al papel que tenia ahora en mi poder
Eryn Marie Dashwood… cuantos problemas resultaste tener — pronuncie casi en susurro, estaba hablando conmigo mismo prácticamente. Lleve la vista hacia el reloj de la pared ¿Cuándo demoraría en aparecer aquella jovencita que me causo tantos problemas? Esperaba verla de inmediato y decirle muchas cosas que quedaron pendientes.

Draegan J. Blumentritt
estudiantes
estudiantes

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dein Glück...Ist nicht mein Glück [Eryn]

Mensaje por Eryn M. Dashwood el Vie Ago 31, 2012 8:48 pm

Una vez más, permitió que un suspiró se le escapara de sus labios entreabiertos. Apoyada en el filo de la ventana observaba el exterior como una niña anonadada. Sus ojos brillaban con vivacidad por la emoción, pero después se apagaban cuando la idea de no volver a salir a la calle le volaba por la mente. Dejó de apoyarse en la ventana para caminar arrastrando las zapatillas por el pasillo. Las enfermeras iban y venían, charlas de pacientes y familiares se oían en la lejanía, y el rostro de ella, enmarcado en sus delgados pómulos hacía que su rostro inocente y dulce se endureciera. Resultaba que, su familia llevaba más de un año sin verla. Llamadas telefónicas la mantenían mínimamente en contacto una vez cada dos meses, solo para que sus mentes descansaran de esa mala conciencia que les pesaba. Pero ella no estaba enferma, y el motivo de la culpabilidad venía porque la habían encerrado allí sin ningún motivo. Bueno, eso pensaba ella. Porque no era más que un cuerpo huesudo cubierto con un pijama ancho que se movía de un lado para el otro adolorido, con cicatrices mal sanadas en su muñeca derecha y piernas. Una sonrisa ladina se curvó en sus labios cuando un escalofrío le recorrió la columna vertebral y la hizo estremecer, porque le gustaba sentir que ejercía poder sobre sí misma, y al mismo tiempo, adoraba la sensación de perdición que le suponía tener un cuerpo tan débil. Entonces se sobresaltó a si misma al percatarse de lo muy parecida que era ya a Ana. —Has aprendido de la mejor. -se regodeó la mencionada en su cabeza, y Eryn soltó el aire retenido en una mezcla extraña entre una carcajada y un bufido—¿Qué? Sabes que tengo razón. -habló medio ofendida, y la diversión le rodó por los ojos a la morena porque ya echaba de menos mantener conversaciones desquiciantes con aquella chica no-existente, que no era ni más ni menos que la abreviatura de su enfermedad. Ah no, que ella no estaba enferma. —Yo también he echo lo mío, creída. -se hizo notar Mía, con su delicada voz. Frágil. Eryn sacudió la cabeza en un intento de sacarse a esas malditas voces de la cabeza que no dejaban de hablar entre ellas, intercalando frases en dirección a la morena.

Alzó la vista hacia el enorme reloj de encima de la mesa de las secretarias y tragó grueso al darse cuenta de que era la hora. Giró sobre sus propios talones, pero cuando quiso echar a correr la enfermera de siempre estaba frente a ella cruzada de brazos. No hizo falta que le dijese nada, Eryn sabía porque estaba allí, y porque llevaba esa cara de perros también. Había logrado escabullirse de la cena, pero desgraciadamente no podría escabullirse del desayuno. Con la enfermera pegada a su lado, se vio obligada a caminar con un deje de pesadez hasta el comedor dónde miró con asco a la enfermera. —¿Es que ahora te pagan por ser perro faldero? -espetó entre dientes, molesta porque la siguiera desde tan de cerca, conteniéndose para no gritarle mientras agarraba la bandeja que otra enfermera le tendía y se sentaba en la mesa. Asqueada por el olor de la comida, que le provocaba náuseas a su estómago cerrado. La enfermera solo gruñó y señalando la bandeja ordenó lo mismo de siempre, "¡Come!" antes de marcharse de allí a enormes zancadas de elefante. Eryn rodó los ojos y jugueteó un momento con la comida, chasqueó la lengua cuando descubrió como las demás chicas la miraban. —¿Qué? -preguntó amenazante, alzando el tono de voz, y cada uno de los pares de ojos curiosos volvieron a sus bandejas. Soltó el tenedor y apartó el plato de un empujón para deslizarlo por la mesa mientras dejaba caer los antebrazos al hueco vacío, y dejó caer el rostro sobre ellos para taparse el rostro con el cabello. Aquello era una tortura, y no podía soportarlo más. Las náuseas seguían al principio de su garganta, pero a duras penas consiguió acabarse la manzana. El plato quedó medio lleno, con las dos tostadas huntadas con mantequillas y mermelada, y un café insípido en la taza.

Solo se comió la manzana y con el asco reflejado en el rostro se levantó de allí cuando la enfermera le acarició el cabello y le dio el visto bueno, y se fugó entre las mesas para dirigirse sin titubear al baño. Gracias a Dios nadie la siguió. Fue poner un pie dentro y llevarse el dedo índice y corazón al fondo de la garganta para presionar y dejar fluir la comida mal masticada hasta la taza del vater. Tosió un par de veces y se arrastró hasta el grifo -tras tirar de la cadena- para limpiarse la boca y manos, y se observó a si misma con una máscara de frialdad en el espejo. Viendo de repente unos hinchados mofletes de cerdo y unas tetas enormes, con unos brazos que rebosaban grasa por todas partes. Tuvo que apartar la mirada. Se llevó una sorpresa cuando entró a su cuarto y vio a alguien tumbado en su cama, abrió la boca para reprocharle que saliese de ahí pero la cerró de golpe al ver de quién se trataba, tensándose al instante. Hacía mucho que no lo veía, y la última vez que lo había echo no se había quedado con muy buen sabor de boca. No supo como la había encontrado, ni qué hacía allí... pero lo que sí sabía, es que venía a echarle en cara todo lo que en aquél entonces no pudo decirle. Pero no le importaba en absoluto la opinión de ese chico, que ya era un desconocido para ella. Pronto volvió a esa mueca de inexpresividad y se apoyó en el borde de la puerta, cruzándose de brazos y sonriendo con ironía. —Te diría que es un placer verte aquí, pero te estaría mintiendo, Draegan. -confesó, con voz seca, y esperó en silencio el monólogo de Blumentritt.

Eryn M. Dashwood
paciente
paciente

Mensajes : 15
Localización : ¡Búh! Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dein Glück...Ist nicht mein Glück [Eryn]

Mensaje por Draegan J. Blumentritt el Sáb Sep 01, 2012 12:32 am

Me acomode sobre la cama de la chica después de leer su ficha, me sorprendía la cantidad de problemas que tenia ¿Quién lo diría? Resulto ser todo un personaje, si bien nunca compartimos información sobre nosotros no esperaba que pasara por todo esto y que era lo que había originado sus problemas. Leí un par de detalle mas antes de lanzar la ficha al piso, no me importaba ya nada de lo que decían esas palabras; no era la razón por la cual estaba en esta habitación en estos momentos, yo venia a saldar cuentas pendientes, aun no tenia pensando bien que era lo que haría pues escuchar sobre ella me tomo totalmente por sorpresa. Tome la almohada en la cual ella plasmaba su rostro pasándolo lentamente sobre mi nariz, olfateando, sentí el aroma de su cabello impregnado en aquel objeto inanimado, si, sin lugar a duda era esta chica que me causo tanto molestia años atrás. Por su culpa y la de su estúpido novio tuve que pasar muchos meses en un centro de detención; conocido mundialmente como reformatorio, rodeado de locos y enfermos como si tuviera un problema por el simple hecho de poseer golpear a una persona con ciertas influencias ¿Quién mierda se creían para juzgarme de aquella manera? Y ¿Quién mierda era ella para contarlo? Solo pasamos una noche y nada mas, no tenia derecho pero ya me escucharía… valdría la pena esperar.

Deje la almohada tras mi cabeza para estar mucho mas relajado sobre la cama, esperando a que se dignara en aparecer la muchacha, seguramente le sorprendería de verme aquí… en su habitación recostado como si nada. Seria una especie de Déjà vu salvo por el lugar y las nuevas circunstancias en la que estaba. Cerré los ojos por un momento mientras el tiempo pasaba, lentamente, si, eso me parecía, que el tiempo pasaba demasiado lento pero era capaz de esperar lo suficiente para volver a ver su rostro. No se cuantos minutos pasaron hasta que sentí la puerta de la habitación cerrarse con cierta fuerza, un azote; abrí los ojos poco a poco pesadamente divisando a Eryn; al fin la tenia al frente mío y no pude evitar esbozar una ligera sonrisa en el rostro. Escuche cada una de sus palabras y no me sorprendí por nada de lo que dijo pues yo sentía lo mismo, no era para nada grato verla, en cierto aspecto si pero el simple hecho de oír su voz molestaba demasiado, llegaba a irritarme hasta respirando, algo difícil de explicar pero totalmente comprensible — ¿No has mentido ya antes? — exprese sin mas — Tampoco mis endorfinas de felicidad se manifiestan cuando te ven…

Me reincorpore en la cama misma para quedar sentado y poder observarla con mayor detalle. Estaba mucho mas delgada de lo que recordaba y si no me equivoco leí era anoréxica, lamentable situación pero ella se lo había buscado y no era de mi incumbencia nada de sus asuntos, lo único que quería era conversar un poco… — Eryn… quien diría que nos encontraríamos en un lugar como este, claro que al parecer tu estas loca y yo estoy mucho mejor — dije haciendo énfasis en la palara “mucho”. Me mantuve con semblante serio examinándola con la mirada, de arriba abajo y de abaja arriba, un gran cambio en ella con el cual no esperaba encontrarme; un verdadera sorpresa. Volví a recostarme en la cama como si fuera la propia — Ven, siéntate a mi lado a recordar… — di unas palmaditas en la cama seriamente.

Draegan J. Blumentritt
estudiantes
estudiantes

Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dein Glück...Ist nicht mein Glück [Eryn]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.