Image and video hosting by TinyPic
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Image and video hosting by TinyPic
Últimos temas
» It seems so fragile {Tumblr de promoción. ¡Únete!}
Mar Oct 02, 2012 10:16 am por Invitado

» Summer Games - Foro Recién Inaugurado - Se busca Staff / A.Normal
Vie Sep 28, 2012 8:58 pm por Invitado

» Hogwarts aparecium {Elite | Cambio de botón}
Miér Sep 26, 2012 3:00 pm por Invitado

» Dirty Passion // Afiliación Normal Aceptada
Miér Sep 26, 2012 9:46 am por Invitado

» Locomotor mortis | Afiliación élite
Lun Sep 24, 2012 12:58 pm por Invitado

» Scattered Whispers (afiliación elite - recién abierto)
Dom Sep 23, 2012 8:25 pm por Invitado

» Afiliacion con AfiGlob
Dom Sep 23, 2012 3:13 am por Invitado

» Lamento mi ausencia
Sáb Sep 22, 2012 6:12 pm por Chloe Häsler

»  ✘ HABITACIONES PARA PACIENTES
Sáb Sep 22, 2012 6:11 pm por Chloe Häsler

Image and video hosting by TinyPic
¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Jue Ago 30, 2012 6:19 pm.



Próximamente






Norwood Hospital by Norwood on Grooveshark


Image and video hosting by TinyPic
Friends


Elite




Eryn M. Dashwood || Ficha

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eryn M. Dashwood || Ficha

Mensaje por Eryn M. Dashwood el Jue Ago 30, 2012 9:25 pm


Eryn M. Dashwood

"Porque la comida es como el arte, se mira pero no se toca."

Datos básicos - Personalidad
Nombre completo: Eryn Marie Dashwood
Apodos: Eryn
Fecha de Nacimiento: Diecinueve de Septiembre
Edad: Diecisiete años
Nacionalidad: Londinense, Inglesa
Grupo: Paciente
Rango: Trastornos Alimenticios
Orientación Sexual: Heterosexual
¿Cómo empezar? Primero, deberías saber que por muchos adjetivos que emplee, por muchas palabras que existan para definir a una persona, a pesar de que llegase a usarlas todas; nunca acabarías de conocerla. Está echa a base de pedazos mal colocados, piezas que han caído y con mucho esfuerzo a vuelto a colocar sin gastar más sudor en fijarse dónde, porque ya no le importa ser o dejar de ser de una determinada manera. Mientras esas piezas estén ahí, colocadas, todo irá bien, o por lo menos eso espera. Nunca alzará la voz. Medias verdades, todas en susurros. Y a pesar de esa capa de neblina que la envuelve y no te deja ver en realidad como es ella, a pesar de esa frialdad y rareza en movimientos te atrapa, te atrae a su vida y deja que entres para después no dejarte escapar. Quieres saber más de ella, quieres saber qué la atormenta, que la perturba, aunque tú no seas nada para ella. Tardas en ver el problema pero todo reside en ti, cariño, ella solo te mira. Desde lejos. Aparece y desaparece como un fantasma, porque eso es, escurridiza, entra y sale de tú vida sin pedirte permiso, en silencio. Apenas habla. Escucha, sonríe, y luego se marcha por dónde ha venido. Un juego de macabridades y sadismos hacia ella misma es lo que la ciega. Se auto-impone murallas irrompibles para que no logres atravesar esa coraza de frialdad y fortaleza, esa máscara que siempre lleva puesta, pero nada más lejos de la realidad. Una muchacha enfermiza. Duele verla; en los huesos, con esa mirada cínica de ojos rojos e hinchados acompañada de ese brillo característico en sus ojos azules, te provocarán sensación de infinito, pero son como dos pozos sin fondo en realidad. Una víbora.

Dicen que la manipulación se basa en pasos pequeños, ella se acercará a ti poco a poco y cuando te quieras dar cuenta ya será demasiado tarde. Tendrás sobre ti a un demonio disfrazado de inocencia podrida por el pecado. Fragilidad. Eso es. Tú la ves frágil, vulnerable. Ella lo ve como un tanteo a tus defensas. ¿Rara? Sí, rara. Pero es que en realidad no le importas en absoluto. Corre, tírate por ese maldito puente y muérete de una vez. ¿Qué le importa a ella nada de nada? Seguirá condenada entre las paredes de ese hospital blanco inmaculado que la ahogan a cada día que pasa. Comentarios ácidos y golpes bajos, habla con esa rebeldía característica en ella, al igual que su sonrisa ladina. Es una luchadora nata, lleva toda su vida haciéndolo y por eso grita y se enfurece consigo misma, con la vida y el jodido destino por toda la mierda que le ha dado. No, ella no es la típica princesa bien hablada y que se mueve con elegancia de un lado para el otro. Irónica pero directa. No se anda con rodeos cuando quiere algo. Demasiado sincera aunque sea una perfecta mentirosa, tanta sinceridad incluso llega a incomodar a la gente, pero ella seguirá diciendo lo que piense de ti sin importarle como te afecte ni como te lo vayas a tomar. Solitaria, no le gusta la gente, es pura evasiva en el terreno de las preguntas, por eso prefiere sumirse en esa soledad que durante tantos años la ha acompañado. No insistas, si es no es no, y es demasiado terca, te lo advierto. ¡Que no joder! Que te metas en tus asuntos y a ella la dejes en paz. Siempre tiene la razón, ¿me oyes? Siempre. Ella gana, no pierde, porque está cansada de hacerlo, y ahora que no tiene nada lo quiere todo. Blanco o negro, no hay gris. Cero o cien, no hay cincuenta. Ahora o nunca.

Velocidad, adrenalina. Es como un escalofrío que te recorre la columna vertebral para ponértelo todo patas arriba. Imprudente, debería darte miedo por ser lo suficientemente inmadura como para no pensarse dos veces una misma estupidez y llevarla a cabo de una vez por todas. Impulsiva, se guía por impulsos y esto la lleva a ser, por lo general, una mete-patas. No te confundas, no acabas de conocerla del todo, y yo tampoco. Solo te explico lo que he visto y sé, nada más. Pero, ¿puedo darte mi opinión? No la odies tan pronto. No, no es culpa suya, y no intento justificarla. Pero solo es una cría de diecisiete años, falta de comprensión y de cariño necesario, una chica que camina sin rumbo fijo por la calle; movida por el anhelo de no saber lo qué quiere. Busca, y busca, pero no lo encuentra. ¿El qué? Algo que la llene. Algo que la haga feliz. El amor no existe, vete y llévate contigo las historias empalagosas para contárselas a otras más ingenuas. Evade preguntas porque duelen, porque bajo toda esa fachada de víbora insensible está esa niña que llora desconsolada cada noche pero que solo lo sabe su almohada. Con la autoestima rozando el suelo, una vez más decide jugar a ese juego irracional de castigarse a si misma con el dedo índice y el corazón en la garganta, el estómago vacío y la sonrisa ladina en el rostro porque la hace sentir viva. Se mira en el espejo y no se ve a ella misma, pero se acaricia el cuerpo y nota sus costillas, y le encanta. Sí, adora esa maldita sensación de tener la perdición a un solo paso de distancia que nunca dará. Porque es una mezcla extraña entre la valentía y la cobardía. Y quizás, solo quizás, espera que venga alguien a sacarla de ahí. O comenzaré a perderse en ese vacío que creó en sí misma y... entonces... Sí que no habrá salida.
Lamentablemente, vas a tener que vivirlo para que puedas entenderlo.
Antecedentes históricos
φ Madre; Elizabeth Anne Stratford

φ Padre; Charles Edward Dashwood

φ Madrastra; Adéle Monike Dashwood

φ Hermanastros;
- X Dashwood -H. Menor
- Z Dashwood -H. Menor

φ Abuelos Maternos; Marie & Frank Stratford

Como ya os he dicho, Eryn es pura evasiva en el terreno de las preguntas. ¿Queréis saber porqué? Todo reside en su pasado. Nació en el seno de una familia poco estable, y es que, para comenzar, lo más seguro es que debería explicar que pasó incluso antes de su nacimiento. Así que remontemos un poco más atrás. La boda de Charles y Elizabeth fue quizás la boda más encantadora a la que ningún invitado había asistido antes. Se amaban con locura, y Charles incluso le había prometido a Marie -la madre de su prometida- días antes de la boda; que la amaba más que a su propia madre, a lo que Elizabeth no dudó en reprocharle que no dijese eso, porque eran amores distintos al fin y al cabo. Fueron cinco años de casados lo que vivieron en el hermoso Londres, y Charles insistía en tener un hijo. Dicho y hecho. Elizabeth se quedó embarazada la primera vez que dejó de usar protección, y ahí todo empezó a cambiar.

Charles estaba distinto, frío, ni si quiera la tocaba. Elizabeth pasaba las noches en vela, en una cama vacía esperando a que su marido llegase del trabajo, o eso decía él. Adéle, la novia del hermano de Charles era una compañera de su trabajo, pero nunca tuvo intenciones de solo mantener una relación de amistad, engatusó a Charles de una manera enfermiza y todas las noches al salir de trabajar se iban a los pueblos cercanos de fiesta; para que nadie conocido pudiese verlos en Londres y así contárselo a una ya, embarazadísima Elizabeth. Marie y Frank, veían todo lo que sucedía, aunque nunca se hubiesen imaginado que alguien tan risueño y amable como lo era Charles le pudiese hacer algo así a su hija; y en aquél estado. Y así fue como, en un piso vacío, Elizabeth esperaba cada noche al hombre de su vida, pero que ya no podía ni quería hacerla feliz.

Diecinueve de Septiembre. Eryn llegó a la vida de Elizabeth tras un cansino parto para llenarla de felicidad, ella siempre dice que fue como un ángel, algo que trajo luz a su vida. Llamaron a Charles desde los altavoces del Hospital Norwood, pero prefirió acabar de tomarse un café y atender a la llamada de esa víbora que estaba destruyendo a una familia. Marie y Frank no se quedaron atrás, y al ver que él no entraba decidieron hacerlo ellos. Al llegar a casa la gente cercana empezó a hablar. Y Elizabeth, siendo peluquera, era bastante conocida entre las calles donde residían, de modo que no tardó en llegar a sus oídos la infidelidad de él y entró en una profunda ansiedad. Cuando Adéle y Charles se dejaron ver en público, el hermano de este por aquél entonces era el novio de ella, y ambos acabaron liándose a golpes, a pesar de que nunca lo aceptaron; dijeron que se habían caído de la moto. Charles recogió la ropa de casa, haciéndole creer a Elizabeth que le habían trasladado de lugar de trabajo -cuando en realidad se iba con la otra- y después, parado en la puerta murmuró algo tan simple como "Elizabeth, no se si lo sabes, pero yo ya no voy a volver" Con el alma y el corazón partidos, Elizabeth agarró y aire y asintió antes de susurrar un lastimero, "¿No vas a despedirte de la niña?" pero él solo negó a medias y dio media vuelta para salir de casa, arrastrando la maleta sin echar un vistazo a la cuna de su hija. Y en el sofá, Elizabeth se quedó llorando junto a su madre, que lloraba mientras la consolaba, y segundos después, los sollozos de Eryn también comenzaron a llenar el fatídico ambiente. No volvieron a saber nada más de Charles, ni Adéle. pero se comentaba que se casaron y tuvieron hijos.

Eryn creció junto a sus abuelos, criada por ellos mientras su madre trabajaba árduamente y tenía que llenar el papel de madre y padre. La cosa no acaba ahí. Cuando Eryn cumplió tres años su madre volvió a enamorarse y tras seis meses de noviazgo se casó con un buen hombre, y ambas se fueron a vivir con él. Eryn lo quería como un padre, y él, con una infancia dura en la que sus padres habían muerto y a penas había conocido el cariño, él que nunca se había casado ni había tenido hijos, la acogió en sus brazos como tal hasta que cinco años más tarde las peleas tontas comenzaron a ser insoportables para Elizabeth, y a Eryn se le quedó grabado a fuego como ambas arrastraban maletas de calle en calle hasta llegar a la casa de sus abuelos. Una vez más, había perdido a un padre. Fue a partir de los diez años cuando sus problemas comenzaron a avanzar, a pesar que ni si quiera de bebé había comido bien, y dos años de terápias con una psicóloga le habían dado el resultado de: "El no comer es por la ausencia de una figura paterna. Cuando comemos mucho es por la ausencia de una figura materna" pero ¿en que ayudaba a Eryn eso? ¿Acaso con eso podía sacar todo lo que tenía dentro? ¿O podía devolverle a su padre? ¿O al que lo había sido durante cinco años?

Las peleas entre ella y su madre comenzaron a aumentar más y más; Eryn le recriminaba que algo malo debió hacer, que si Charles se marchó fue por su culpa... Pero en realidad solo le reprochaba esas cosas porque no era capaz de reprocharse eso a sí misma, porque era ella la que se sentía culpable. Se refugió en si misma y en esas páginas enfermizas de internet que comenzaron a comerle la cabeza, y no tardó en ver la comida como algo desagradable. Se sentía bien con el estómago vacío. Los dedos en su garganta eran gratificantes. Vestía camisetas anchas y mentía, mentía continuamente sobre la comida. Obsesionada con su físico, por verse bien no, más que eso, por sentirse bien con ella misma. Ana y Mia (Anorexía y Bulímia) se volvieron sus mejores amigas, llevándola hasta la locura, incluso el llegar a mantener conversaciones mentales con ellas, llegando a herirse físicamente si comía más de la cuenta. Y las cicatrices en sus piernas y sus muñecas eran cubiertas por algo tan sencillo como "Ha sido el gato, abuela" que los mantenía a todos tranquilos, porque ninguno quería ver ni creer que su hija era una enferma. Hasta que, cuando tuvo quince años dejó de comer, de hablar, de relacionarse, de salir. No hacía nada. Y su familia se asustó tanto que al llevarla al hospital, los médicos detectaron todos sus problemas y desde entonces está ingresada allí. Su madre trabaja, sus abuelos son demasiado mayores como para ir a visitarla sin correr el riesgo de caerse... Y ella sigue condenada a vivir entre esas paredes que cada vez se le hacen más pesadas. Dos años es mucho tiempo, y allí dentro se hacen eternos. Por muchas veces que la hayan dado por recuperada, al final siempre vuelve a caer. El dolor le gustaba, e intentó suicidarse cortándose las muñecas, pero entonces otro paciente la vio y llamó a los médicos que la salvaron antes de desangrarse. Desde entonces, ese chico es todo lo que tiene dentro... y fuera del hospital.

Otros datos
Gustos:
- Salir a la calle.
- El Mar. Hace mucho que no lo ve.
- La felicidad.
- Los gatos.
- Sentir el estómago vacío.
- Su propio dolor.
- Mentir.
- El fuego.
- Los cigarrillos.
Disgustos:
- Norwood Hospital.
- Estar allí encerrada.
- Su pasado.
- Que la llamen enferma, ¡ella no lo es! Ella está bien.
Fobias:
- Que sus abuelos mueran.
- Quedarse totalmente sola.
- Que muera su madre.
- Que él acabe hartándose de ella.
Enfermedades:
- Anorexia nerviosa (con tendencias suicidas; se hiere a si misma sin importarle su propio bienestar) y bulimia.
Credits to Rapture

​​


Última edición por Eryn M. Dashwood el Vie Ago 31, 2012 9:49 am, editado 2 veces
avatar
Eryn M. Dashwood
paciente
paciente

Mensajes : 15
Localización : ¡Búh! Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eryn M. Dashwood || Ficha

Mensaje por Chloe Häsler el Jue Ago 30, 2012 9:40 pm

Postea cuando la termines Smile


Chloe
Copyright Little Wonka © All rights reserved
avatar
Chloe Häsler
residente
residente

Mensajes : 198

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eryn M. Dashwood || Ficha

Mensaje por Eryn M. Dashwood el Vie Ago 31, 2012 9:09 am

Terminada!
avatar
Eryn M. Dashwood
paciente
paciente

Mensajes : 15
Localización : ¡Búh! Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eryn M. Dashwood || Ficha

Mensaje por Chloe Häsler el Vie Ago 31, 2012 11:44 am



Ficha Aceptada

✘✘✘Bienvenido a Norwood, no olvides tus registros




Chloe
Copyright Little Wonka © All rights reserved
avatar
Chloe Häsler
residente
residente

Mensajes : 198

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Eryn M. Dashwood || Ficha

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.